Cerebro de Boltzmann

Me resulta tranquilizante la idea, quizá incluso sedante en las noches de insomnio en que mi cabeza ruega por una excusa para caerse a pedazos entre cálculos e hipótesis, la idea de que mi existencia es en realidad una fluctuación infinitesimal en el completo vacío de un universo muerto me inspira calma, anula todas las sensaciones, quizá se trate del pensamiento del verdadero destructor de sentidos, se sume en un estado de nostalgia, por tiempos mejores, quizá no más felices pero sí ciertamente tiempos en los que podía sentir más, es ahora que me encuentro en este deplorable y glorioso estado, incapaz de sentir mucho más que pena, por fortuna todo esto se acabará el siguiente yoctosegundo.

Anuncios

El lóbrego sonido vacío de una noche como estas reverbera dentro de mis huesos huecos, fragmentando mi carcása ósea, dejándo gotear el tiempo a través de mi.

Cerebro de Boltzmann

Me resulta tranquilizante la idea, quizá incluso sedante en las noches de insomnio en que mi cabeza ruega por una excusa para caerse a pedazos entre cálculos e hipótesis, la idea de que mi existencia es en realidad una fluctuación infinitesimal en el completo vacío de un universo muerto me inspira calma, anula todas las sensaciones, quizá se trate del pensamiento del verdadero destructor de sentidos, se sume en un estado de nostalgia, por tiempos mejores, quizá no más felices pero sí ciertamente tiempos en los que podía sentir más, es ahora que me encuentro en este deplorable y glorioso estado, incapaz de sentir mucho más que pena, por fortuna todo esto se acabará el siguiente yoctosegundo.

El aula pequeña no contiene las palabras que de mi boca brotan, rebotan, trotan en mi pecho, las paredes me abrazan, extiendo los brazos, no sé que tanto para detenerlas y qué tanto para recibirlas, una sonrisa nerviosa recibe a mi estimado destino, un abrazo de concreto exprime lo que queda de vida en mi,

 

El lóbrego sonido vacío de una noche como estas reverbera dentro de mis huesos huecos, fragmentando mi carcása ósea, dejándo gotear el tiempo a través de mi.

Dorian

Estas letras, son todo lo que me queda, entre ambos todo se desvanece, un sendero de cenizas nos guía hacia el otro, sólo para perdernos a la mitad, no entre nosotros sino entre las infinitesimales distancias que nos separan, son siempre los detalles mas pequeños los que rompen corazones. Frente a frente nos miramos expectantes con espranzas de romper el silencio, pero los tortuosos segundos de espera pasan, y el silencio se cristaliza dejándonos en un estado perpetuo de ‘Será a la próxima’en nuestras cabezas

los pensamientos llueven de un agujero en el cielo macerado para erosionar mi cráneo, no hay defensa, sólo la espera queda, el tiempo antes de enloquecer supongo, me descalabran a un compás, es música quizá, si pudiera pensar un poco mas allá de todo esto que atiborra mi mente seguro lo disfrutaría